martes, 14 de septiembre de 2010

sin título

recuerdos perdidos.

Te quiero Cecilia, aunque este tabaco me intoxica,

nadaría en tus brazos?, pero es fuerte el asma que están entre mis brazos.

trague veinte puros en mi casa, pero Cecilia no existe en mi sala,

lo siento, no sentí tu tumba ni llegue al edén, y aun Cecilia perdida en ningún tren.

Gocé de los zapatos que tenia ayer, y las flores en el patio tendían a desaparecer,

lo superficial

sujeto al desconocido de mi cara,

el hombre convertido en misterio (que horror, catálogos de casa),

no me vistas con la ropa de María José, es una pobre diabla de las que se maquillan todos los días su grotesca cara.

Desconoce, fluye tu alma,

las etiquetas son abstractas,

todo cambia,

las actitudes son constantemente falsas

pero el néctar, es el vacio de tu vida que observas desde tu ventana,

fluir para ser, voluntad de ver.

Untitled

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada