miércoles, 3 de noviembre de 2010

de nuevo sin título…

En el ahora ¿donde sabré que este muerto?

En donde me deslizo en la soledad

o donde los días son amargos sin poderte observar.

Rasgando suelos acabados, tragando los chachitos envenenados, golpeando las teclas en alemán o escuchando melodías que simplemente pueden destrozar.

Vuestra esencia oculta es lo que cualquier ciego no puede observar, nuestra esencia oculta es lo que cualquier vidente no se atreve mirar; nadie nos lo podrá quitar, ni siquiera el viejo que en algún subconsciente debe estar, ni siquiera la baja autoestima que el ambiente nos obliga a respirar, ni siquiera las expectativas que nuestras mentes nos obligan a formar… ni siquiera nuestro carácter,

Tú mi bella melodía, tú y nuestro suelo firme, tú y nuestra comida pura, tú y nuestra ciudad, tú y nuestro pasar de los días,


nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada