sábado, 1 de enero de 2011

(“Así que nos volvimos a sentar en el infierno y a disfrutarlo. ¿Qué es el infierno?”)

Sera difícil observarte a los ojos y

           decir que he olvidado todas

                          aquellas tardes de enero.

como cuando nos mudamos a mi casa,

y nos quedamos observando los terribles vientos del infierno.

Y nos moríamos de la risa

               una vez más, nos moríamos de la risa

 

(pero aun así) juntos yacemos muertos,

atrapados en nuestros infiernos…

que incomodo, y hermoso es estar ahí,

aquí y allá, en ningún lugar,

simplemente como queremos estar…

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada